Queda totalmente prohibida la reproducción total o parcial de cualquier los contenidos e imágenes de este blog sin la expresa autorización del mismo.

domingo, 22 de enero de 2017

Estrenarse en Hornachuelos.

Se descolgó el venadete, nada más soltar, por el cerradísimo testero del 4 de Navalahuesa. Un once puntas sin entidad que ,por madrugador y por pequeño, fue indultado por el padre con el consiguiente enfado del pequeño que imploraba permiso para tirarlo. Tantas veces había soñado con un lance así que no podía creer que, con el rifle en la mano y el venado en el pechoenfrente, aquella mañana fuera a pasar de vacío.
Para colmo hacía frío y había tenido que pegarse una notable caminata para llegar al puesto. Se refugiò en los juegos del mòvil durante largos ratos y tan sòlo el romper monte de algunas ciervas le hacían alzar la vista hacia el cazadero.
Ya tenía en la cabeza que no sería en Hornachuelos donde se haría Montero pero los perros, ya de vuelta y con la montería casi hecha, levantaron un venadete frente a él. No tuvo que mirar a su padre para decirle nada. José Antonio ya le había puesto el 300 a su alcance y le dijo "tíralo". 

Lo metiò pronto en el visor. No era mejor que el primero que dejaron pasar a primera hora pero era perfecto para él. Lo apuntò con toda la calma que le dejaron sus nervios y el peso del rifle ...¡pammmmmmm! Un tiro alto de jamòn que el animal acusò y que le hizo descolgarse al arroyo. Más nervios aún pero ya no había frío, ni caminata, y el 300 de su padre pesaba ya como una escopetilla de mistos, de esas que lleva su amigo Fran en la junta de las monterías. ¡Pammmmmmmm! Y un segundo tiro que rematò el venado que núnca jamás, por mil reses que abata, se le irá de la memoria.
Tardò menos que la rehala en llegar al animal y con emociòn controlada no consintiò que ni un solo perro mordiera su venado. Su primer venado en montería.
Enhorabuena, José Montes Cruz por tu ingreso en esta cofradía de locos. Bienvenido a esta hermandad de soñadores que forman los monteros. Pasa hasta el fondo y siéntete, con todo derecho, uno más en la junta de la pròxima montería, y no olvides aprender lo bueno y esquivar lo malo que se ve en esas sierras, ...y en la vida.

3 comentarios:

FJ López Maraver dijo...

Da gusto leerte Paco, qué bien escribes leñe.
Abrazo apretao, y mi más sincera bienvenida al nuevo montero

Anónimo dijo...

Bonito relato de un momento especial para padre e hijo.Enhorabuena al nuevo montero!

Paco..eres imbatible, en tu línea.

Jim

Picatoste I dijo...

Vosotros, amigos, me leéis con buenos ojos.