Queda totalmente prohibida la reproducción total o parcial de cualquier los contenidos e imágenes de este blog sin la expresa autorización del mismo.

jueves, 18 de septiembre de 2008

Postrera reflexión. Dimes y diretes.

Ya ha pasado medio mes desde que terminó la feria y con este post creo que termino los relacionados con la edición de 2008. Traigo a la palestra, con su autorización, una columna escrita por mi amigo Salvador Santoro en la publicación La voz de Linares. La considero interesante porque Salvador "chanela" de esto un rato largo y tiene además una capacidad de síntesis suficiente para hacer un retrato de la feria en apenas un puñado de líneas.
Algún día tendré que pedirle que escriba algo de música aquí, porque este hombre es una auténtica eminencia en el pasodoble torero.
Gracias, Salvador.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Amigo Salvador, yo con tu permiso y bajo mi prisma personal, añadiria un detalle de estética. Los alguacilillos... Dos alguacilillos de muy distinta corpulencia física a lomos de dos caballos de muy distinta corpulencia física. Creo que es un detalle, estético, si, pero que desde luego , a mi parecer, afea el primer acto en un festejo taurino, el paseillo. En el toreo, todo es armonía,... y los algüacilillos, también deben de ser participes de esa armonía taurina.

Sin animo de corregir ni aumentar, sino aprovechando tu síntesis, sumo mi percepción siempre subjetiva.

Como siempre has sido, claro y conciso, como se debe de ser.
Un saludo Salvador.

Montes. Sevilla

picatoste dijo...

Pues yo me sumo a apuntar algo más acerca de la estética.
Este año se han instalado WC portátiles en la plaza de toros. Aplaudo la iniciativa. Sin embargo, uno de ellos, de color azúl estridente estaba colocado justo en la Puerta Grande, casi al lado del callejón. Incluso desde el ruedo destacaba. A su fealdad "natural" se le sumaba el detalle de que dicho aseo estaba rodeado de 15 o 20 cajas de cartón vacías que habían contenido las almohadillas.
Hasta hice una foto de lo que me llamó la atención.
Graias Salvador y Montes por vuestra colaboración. Como en vuestra casa, ¿vale?